Columnas de Opinión

Creatividad: Claves para impulsar nuevas ideas en las empresas

Para fomentar la innovación y la aparición de propuestas diferentes, las compañías deben garantizar entornos estimulantes y que acepten errores. “La creatividad es el resultado de un duro y sistemático trabajo”. La frase de Peter Drucker no necesariamente encierra una novedad, pero ayuda a romper esa falsa asociación entre inspiraciones esporádicas y lo que verdaderamente significa la creatividad.

En tiempos tan vertiginosos y competitivos, la necesidad de que las empresas recurran a prácticas que garanticen nuevas estrategias y conceptos es urgente. El propio Drucker sostuvo que la creatividad es el pilar fundamental para poder desarrollar ideas empresariales fuertes y resistentes. Es necesario tomar iniciativas, asumir riesgos y alentar la innovación para ayudar a crear ideas valiosas. Para lograrlo, la primera clave es la actitud personal de cada uno en querer ser creativo. Y el ser creativo comienza por el individuo: es una decisión que requiere salir de la zona de confort. Luego sin dudas está el clima y el ambiente que se genera en una empresa, que debe alentar a las personas a crear cosas nuevas.

Se puede aprender a ser creativo entrenándose todos los días. La creatividad se ejercita cuestionándose: ¿cómo puedo hacer las cosas de una forma diferente? Lo ideal es convocar a un equipo para enriquecer el proceso y luego experimentar con el nuevo concepto generado en el proceso reflexivo. En este entrenamiento se requieren además dos elementos indispensables. Primero, tolerancia al fracaso: los experimentos pueden salir mal y configuran una oportunidad de aprendizaje para mejorar el concepto creativo original. Segundo, estar abierto y proactivo a las cosas que suceden fuera de nuestra empresa como un elemento que nutre nuestra actitud de cuestionamiento.

Las organizaciones deben tener un proceso claro para innovar, para canalizar, seleccionar y priorizar el flujo de ideas y proyecto; y debe darse un desarrollo de la innovación: capacitar al personal, entrenar líderes que puedan coordinar proyectos, brindar espacios para trabajar en equipo y disponer presupuesto para llevar adelante los prototipos de las nuevas ideas. Es necesario que la gente tenga tiempo disponible en su agenda para dedicarlo a generar ideas innovadoras y participar en proyectos nuevos. Es fundamental tener un responsable del proceso, además de recursos para llevar adelante las ideas.

El papel de los directivos en los procesos creativos es vital, pues son los responsables de generar el buen clima y la cultura para que la gente participe y genere nuevas ideas. Esto significa que deben dar espacio a sus dirigidos para cuestionar y deben aceptar ideas diferentes a las suyas. Generar cultura innovadora significa desafiar a la gente con metas altas: es asumir riesgos sabiendo que se puede fallar, pero no por eso se castigará a los involucrados. En una cultura innovadora, los fallos se ven como oportunidad de aprendizaje. Generarla significa poner a disposición de las personas capacitación, espacios, tiempo y recursos para innovar.

La innovación se ha derramado en el mundo, y las empresas son cada vez más sensibles al tema. La región no está ajena a este fenómeno y se está dando un gran paso en términos de capacitación, pero falta más implementación. De hecho, en la Argentina, todavía se ven pocas empresas con este tipo de planes. No sólo con capacitación las empresas pasan a ser innovadoras: es necesario estructurar el proceso que respalde y genere el output innovador en  forma sostenible en el tiempo.

El principal beneficio del desarrollo de la creatividad es el aumento de la capacidad competitiva de las empresas y la sustentabilidad a largo plazo. Pero otra gran ventaja es la motivación en las personas: hacerlas participar en el proceso creativo innovador las hace crecer como seres humanos, aumentando su fidelización con la empresa.

En el mundo competitivo en el que vivimos hoy, a largo plazo, las empresas que no son innovadoras desaparecen o pierden las posiciones de liderazgo. Y aquí introduzco la palabra innovación porque la creatividad sin implementación en el mercado no significa éxito, precisamente la definición de innovación nos dice que es el encuentro novedoso de una solución con una necesidad en el mercado. Por ello es indispensable fomentar la creatividad y la innovación en las organizaciones, para poder asegurarnos la sustentabilidad de la empresa.